lunes, 24 de abril de 2017

Quinoa con verduras y tofu al curry


Después de una semana con bastante jaleo y sin poder pasarme por aquí, vuelvo con una receta que espero os encanté. Desde luego, a mi chico y a mí nos vuelve locos. Una receta que además es sana, ligera, pero que más que nada es que está para chuparse los dedos. Y es que soy muy fan de la quinoa. La descubrí cuando estuve en Bolivia hace ya más de 10 años. Desde entonces he ido sabiendo más sobre este maravilloso pseudocereal, aprendiendo a cocinarlo y a incluirlo en el menú de muy diversas formas. Aunque en el blog no tengo muchas recetas, de aquí en adelante seguro que subiré muchas más. En serio, si no lo conocéis ya estáis tardando, y si lo conocéis, apuntad otra receta más, porque esta de hoy es de las buenas, buenísimas :)



       INGREDIENTES (según nº de comensales)
  • Quinoa
  • 1 cebolla grande
  • 1 rama de apio (opcional. Se que no a todos les hace gracia)
  • Calabaza
  • Berenjena
  • Calabacín
  • Tofu firme
  • Aceite de oliva
  • Sal
  • Orégano
  • Curry 
  • Cúrcuma


        
        PREPARACIÓN 


- Para organizarnos bien, lo primero que hacemos es preparar todas las verduras. Para ello, picamos la cebolla, disponemos en rodajas finitas el apio y cortamos en daditos no muy grandes la calabaza, la berenjena y el calabacín.




- En una cazuela ponemos a calentar un poco de aceite de oliva y doramos la cebolla.






- A continuación, añadimos el apio y removemos.






- Pasados un par de minutos incorporamos al calabaza, removemos y dejamos cocer unos minutos.





- Seguidamente, echamos la berenjena.






- Por último ponemos el calabacín, añadimos sal y orégano al gusto, mezclamos bien y dejamos hacer a fuego medio, moviendo de vez en cuando, hasta que las verduras queden tiernas, en su punto.





- Mientras se hacen las verduras preparamos también la quinoa. Para ello, no nos debemos olvidar de pasarla, primero de todo, por el chorro de agua fría, para que no amargue. 





- Después, la cocemos como el arroz, con el doble de agua y una pizca de sal. Unos quince minutos, hasta que se abra el grano y esté tierna y el agua absorbida. 




- Ya solo queda preparar el tofu. Para ello, cortamos la pieza en daditos, los mezclamos con un poco de curry y cúrcuma al gusto (1 cucharadita del primero y 1/2 de la segunda), y los doramos en una sartén bien caliente, con cuidado de que no se peguen o quemen.


- Ahora solo nos queda mezclarlo todo. Intentaremos que quede equilibrado. Más o menos yo pongo dos cucharadas de verdura por cada tres de quinoa (o a ojo) y el tofu a ojo. Servimos templado. Ya veréis que plato más delicioso. Ideal como plato único vegetariano o también de como guarnición. Como prefiráis. En cualquier caso, una maravilla. Ya estoy deseando repetirlo!


Qué la disfrutéis! :)

Si quieres, también me encuentras en Facebook :-)
https://www.facebook.com/Minscocina


domingo, 16 de abril de 2017

Moqueca de peixe - Cocinas del Mundo: Brasil


Vuelve Cocinas del Mundo! Qué ganas tenía! Cada vez me cuesta más esperar esta cita mensual, y e que es una idea tan buena y tan divertida... y aprendo y descubro tanto! Este mes , con la "B", Nieves y ELena de La Cajita de Nieves y Elena eligieron Brasil, ese gigante sudamericano tan maravilloso. Siempre que pienso en Brasil pienso en un país lleno de vida, de color y de mucho ritmo, y eso se refleja también en su comida. Con tanta influencia portuguesa y africana como tienen, sus platos me parecen muy atractivos, sabrosos, frescos, coloridos... 



Habían muchas posibilidades apetecibles pero finalmente, como me gusta tanto el pescado, me decanté por esta receta tan tradicional, la moqueca de peixe, un guiso de pescado. Se elabora con cebolla, pimiento, tomate, hojas de cilantro, aceite de palma y leche de coco. Lo del aceite de palma se que no le sonará muy bien a casi nadie después de toda la polémica surgida últimamente sobre este ingrediente. En cualquier caso no tenía donde encontrarlo, ni lo pretendía. Lo cambié por aceite de aguacate de mis recetas asiáticas. Tampoco encontré la pimienta malagueta (una especie de chile?) y puse un poco de harissa, que al fin y al cabo no es nada más que pasta de pimiento picante, y quedó la mar de bien. Creo que quedó muy logrado y desde luego mucho más rico de lo que imaginaba. Un plato que sin duda repetiré y que ha hecho que crezca mucho mi interés por la cocina brasileña.
Para 2 -4:



       INGREDIENTES 
  • 600 gramos de filetes de pescado blanco (yo puse merluza)
  • Zumo de limón
  • Sal 
  • Pimienta negra recién molida
  • Aceite de oliva
  • 4 dientes de ajo
  • 6 cucharaditas de semillas de cilantro
  • 2 cebollas no muy grandes
  • 1 pimiento rojo
  • 3 tomates maduros
  • 1 pimienta malagueta (o 1 cucharadita de pasta harissa o schiracha en su defecto)
  • Agua
  • 2/3 de taza (unos 180 ml) de leche de coco (yo la puse ligera)
  • 500 gramos de langostinos crudos
  • 2 buenos puñados de cilantro fresco
  • 1 buen puñados de perejil fresco
  • 1 puñadito de cebollino fresco
  • Un chorrito de aceite de cacahuete, o girasol, colza... (aceite de palma en la receta original)


        
        PREPARACIÓN 

- Ponemos los filetes o lomos de merluza en una fuente, los salpimentamos al gusto y los regamos con un buen chorro de zumo de limón. Tapamos la fuente con film transparente y metemos en la nevera a marinar unos 10-15 minutos, mientras preparamos el resto de ingredientes.


- Mientras marina el pescado cortamos las cebollas y el pimiento en rodajas muy finas (con la mandolina), los tomates en dados, prensamos el ajo, picamos las hierbas y molemos las semillas de cilantro con un molinillo o mortero (quedarán más grueso que el cilantro comprado en polvo y mucho más aromático, pero si no lo encontráis podéis añadir la especia en polvo).




- En una cazuela (me encantó hacerla en la de barro!) calentamos un poco de aceite de oliva y ponemos a dorar el ajo.






- A continuación, añadimos el cilantro molido y removemos inmediatamente para que no se queme. Ya veréis que aroma más delicioso desprende!




- Colocamos entonces las rodajas de cebolla en el fondo de la cazuela y las dejamos hacer sin removerlas. En este plato no vamos a remover. Tendremos cuidado con el fuego y solo agitaremos la cazuela, pero sin remover los ingredientes. 





- Seguidamente añadimos las rodajas de pimiento, y dejamos cocer unos minutos. Podemos poner la tapa.






- Pasados unos minutos, añadimos la mitad o algo más de los tomates en cubos, la pasta de pimiento y un poco de sal y pimienta. Dejamos hacer, agitando la cazuela de vez en cuando.




- Pasados unos pocos minutos, añadimos parte del cilantro y el perejil picados. Colocamos los filetes de pescado encima. Ponemos el resto de los tomates y añadimos un poco de agua, como medio vaso (lo que os parezca, es un poco a ojo). Agitando la cazuela de vez en cuando pero sin remover dejamos cocer 10-15 minutos, según el grosor de los filetes de pescado. Yo lo dejé 10. A fuego vivo. No super fuerte pero que hierba "con gracia", digamos.



- Pasado el tiempo, añadimos la leche de coco y los langostinos, y dejamos 5 minutos más, hasta que veamos que los langostinos están hechos (se ve muy bien porque cambian de color).






- Cuando esté listo, apagamos el guiso, añadimos más cilantro y cebollino y un chorrito de aceite de cacahuete (palma en el original) y dejamos reposar unos minutos. 



- Serviremos con arroz blanco, como hacen en Brasil. Ya veréis qué rico queda. Un plato completo, sabroso y muy aromático que seguro que os va a encantar. 


Qué lo disfrutéis! :)

Si quieres, también me encuentras en Facebook :-)
https://www.facebook.com/Minscocina



miércoles, 12 de abril de 2017

Muffins de avena fit: ligeras y esponjosas


En plena Semana Santa como estamos, y faltando todavía los días importantes, el descontrol es total. Bueno, tampoco es eso pero es que la comida de Pascua es muy rica y muy variada en este país... y muy calórica. Por supuesto, y como todo, con moderación viene muy bien. Es incluso necesario. Pero no nos engañemos, el veranito está cerca y estos excesos no vienen del todo bien. Así que para intentar equilibrar un poco hoy os traigo una idea para un desayuno ligero. Estas muffins o bizcochitos de avena con un ligero toque de vainilla son bien ricas. Con un poco de canela y algo de fruta hacen un desayuno ideal, rico en proteínas, con poca grasa, y mucha fibra. Ideales para ayudar a mantenernos en forma o para luego tomarnos la torrija a gusto y sin culpabilidades. 
Para 4 o 5 muffins:



       INGREDIENTES 
  • 4 cucharadas de harina de avena
  • 4 - 8 cucharaditas (al gusto) de azúcar o edulcorante (para que sean ligeras de verdad. El mío: eritritol de la maraca Sukrin, como siempre. Si es otro tendréis que buscar la proporción adecuada). Para mi lo ideal es 6 o 7
  • 4 claras (mejor si son pasteurizadas ahora que empiezan los calores)
  • 1 cucharadita de levadura química (la Royal de toda la vida)
  • 1 cucharadita de esencia de vainilla
  • 1 pica de sal


        
        PREPARACIÓN 



- Montamos las claras a punto de nieve con la pizca de sal. 





- Mezclamos los ingredientes secos: harina de avena, edulcorante y levadura. Los vamos  tamizando y añadiendo a las claras poco a poco y con cuidado, mezclando con movimientos envolventes y suaves.





- Añadimos por último la esencia de vainilla. 





- Rellenamos los moldes y metemos al horno ya caliente a 170-175ºC 15 minutos.




- Pasado el tiempo, esperamos a que baje algo la temperatura, que no quemen, para luego desmoldar y dejar enfriar del todo sobre una rejilla.




- Como os digo, salen unas muffins bastante logradas, con un sabor muy agradable, esponjosas y saciantes. Me encantan con un toque de canela y un poco de fruta. hacen un desayuno ideal.


Qué las disfrutéis! :)

Si quieres, también me encuentras en Facebook :-)
https://www.facebook.com/Minscocina


domingo, 9 de abril de 2017

Alubias rojas con calabaza


Hoy vuelvo con otro delicioso plato de cuchara con legumbres, que me encantan. Utilizando botes de legumbres ya cocidas se preparan en un santiamén y quedan realmente ricos además de sanos, y es que no me voy a repetir, pero ya sabéis lo bien que sienta comer legumbres. Si hacemos platos como éste, con muchos vegetales y sin apenas grasas, nuestro organismo nos lo agradecerá, además de nuestro paladar. En concreto esta receta con alubias rojas y calabaza quedó especialmente rica y ya la he incorporado al menú habitual en casa. En serio, no os la perdáis!



       INGREDIENTES 
  • 1 bote de alubias rojas cocidas (unos 400 gramos peso escurrido)
  • Una calabaza pequeña
  • Un par de ramas de apio
  • 1 cebolla
  • 3 cucharadas de tomate frito
  • Comino en polvo
  • pimienta negra molida
  • Sal
  • Aceite de oliva
  • Agua


        
        PREPARACIÓN 




- En una cacerola alta ponemos a calentamos un poquito de aceite y ponemos a dorar la cebolla. 





- Cuando la cebolla vaya estando tierna añadimos el apio cortado en trocitos pequeños y rehogamos bien.





- Pasados un par de minutos añadimos el tomate, sal, pimienta y comino (estos tres últimos al gusto. Cuidado con la sal!) y cocinamos un par de minutos.





- Añadimos entonces la calabaza cortada en cubitos no muy grandes. Mezclamos bien y dejamos hacer unos minutos hasta que la calabaza ablande un poco.



- Por último añadimos las alubias, previamente pasadas por el chorro de agua y bien escurridas. Mezclamos todo bien y cubrimos con agua. Llevamos a ebullición y entonces bajamos un poco la intensidad y dejamos cocer a fuego medio unos minutos, hasta que veamos que la calabaza está cocida del todo y parte del agua se haya consumido dejando el líquido del guiso algo ligado (sin que quede demasiado espeso). Yo suelo dejar la tapa medio puesta.





- Cuando el guiso esté listo retiramos del fuego y dejamos reposar unos minutos antes de servir porque estará muy caliente. 




- Y nada más, coged (o no) un buen pan y a disfrutar de un plato sano y delicioso!


Qué las disfrutéis! :)

Si quieres, también me encuentras en Facebook :-)
https://www.facebook.com/Minscocina